El “desembarco” ruso en la economía cubana

Regresa la invasión rusa

Regresa la “invasión” rusa.

José Antonio Quintana García.- A mi generación, que “avanza” por las cuatro décadas, le fue familiar la presencia rusa (soviética) hasta finales de los 80. Era omnipresente en la comida. Todavía recordamos con añoranza las famosas latas de conserva, las películas, casi siempre de temas bélicos, los dibujos animados, el transporte, que sobrevive gracias a la inventiva del cubano.

Antes de subir a un automóvil “disfruté”, en Corojo —un caserío del municipio avileño de Baraguá—, el ronroneo de los “yunes”, tractores que se usaban en la agricultura, y los guajiros, como si fueran de ellos, los empleaban los fines de semanas para pasear.

Del lejano país llegaron las armas para defendernos, los asesores, militares y civiles, materiales de construcción, maquinarias diversas, créditos ventajosos. También arribaron demasiados manuales rígidos, de teoría marxista-leninista.

Las relaciones de hermandad, luego del derrumbe del socialismo en el gigante euroasiático, se enfriaron. Pero, en la actualidad, fortalecida la economía rusa y establecida su política exterior independiente de los designios imperiales, “el agua retoma su nivel”.

Visitas frecuentes al más alto nivel y firma de convenios comerciales, demuestran que los vínculos están en ascenso. Dos hechos marcaron la nueva etapa; la Declaración de principios de relaciones mutuas entre la Federación de Rusia y la República de Cuba, en 1996 y el Memorándum sobre principios de cooperación estratégica, en 2009.

Otro paso importante fue la rúbrica, en  2012, del Programa de Cooperación económico-comercial y científico-técnica hasta 2020, el cual determinó las principales direcciones de interacción en estas esferas.

En el 2014, Putin informaba que su gobierno condonaba el 90 por ciento del total de la deuda de la Isla. La cifra de 35 000 millones de dólares no era una bicoca. Cuba solo pagaría 3 500 millones, dinero que sería invertido en proyectos conjuntos, en la Mayor de las Antillas.

kamaz 2015

Kamaz 2015

A fines del año siguiente, el intercambio comercial entre las dos naciones alcanzó la cifra de 135,9 millones de dólares, incluyendo la exportación rusa, que es de 87,3 millones de dólares y las importaciones, de 48,5 millones de dólares, según http://mundo.sputniknews.com

Los beneficios en materia de inversiones son mayores, entre ellas sobresale la modernización y ampliación de la industria del acero y las fundiciones de la planta metalúrgica José Martí, a un costo de 100 millones, y la construcción de cuatro bloques energéticos de 200 megavatios cada uno, en total 800 megavatios, que se incorporarán al sistema nacional en un lapso de dos años, en las termoeléctricas Máximo Gómez y Este de La Habana.

Un contrato con el grupo Kamaz, cambiará la situación del deprimido parque de camiones. No solo se garantizará el s

Venezuela y la independencia de Cuba, Autor, José Antonio Quintana.

Venezuela y la independencia de Cuba. Autor: José Antonio Quintana. Precio 17.00 USD, incluye el envío. Solicítalo AQUI

uministro de vehículos, sino, también, de piezas de repuesto y maquinaria. Se prevé ensamblar y darle mantenimiento hasta 1 000 vehículos al año, dígito que puede aumentar en el futuro cercano.

El trasporte ferroviario pronto sentirá los efectos del acuerdo establecido con dos agencias rusas para el suministro de locomotoras diesel y equipos que influirán en la modernización de este servicio.

En agosto arribarán las primeras 75 locomotoras y un número, aún no precisado, de coches de pasajeros. Además, serán reparadas 75 máquinas. El crédito de 190 millones de euros lo facilitó el Banco de Exportación-Importación de Rusia (Roseximbank).

El suministro de aviones y helicópteros también forma parte de otros convenios, al igual que la compra de productos farmacéuticos cubanos.

Ahora que el contexto ha cambiado, después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos, inversionistas foráneos viajan a la Isla constantemente. En ese conglomerado los rusos no quieren quedar rezagados.

Share

Deja un comentario