Francisco: “Que nadie se escude en Dios para justificar la violencia”

 Jesucrito, una propuesta de vidaPablo Ordaz / El País.- Nada más llegar a Albania, “tierra de águilas, héroes y mártires”, el papa Francisco ha asegurado que la colaboración entre las distintas confesiones es el mejor antídoto para frenar a “los grupos extremistas” que pretenden utilizar la religión “como pretexto para las propias acciones contrarias a la dignidad del hombre y de sus derechos fundamentales”. Jorge Mario Bergoglio, que durante las 11 horas que permanecerá en Tirana se reunirá con líderes ortodoxos y musulmanes, advirtió durante su encuentro con el presidente albanés, Bujar Nishani, y las principales autoridades del país: “Que nadie piense que puede escudarse en Dios cuando proyecta y realiza actos de violencia y abusos”

Búscalo ahora “Jesucristo, una propuesta de vida” , escrito por monseñor Jesús Espeja.

Jorge Mario Bergoglio, que durante el vuelo hacia Tirana se limitó a saludar a los periodistas con gesto cansado, puso el acento en la “feliz característica” de Albania: “La convivencia pacífica y la colaboración entre los que pertenecen a diversas religiones”. Según el Papa, “el clima de respeto y confianza recíproca entre católicos, ortodoxos y musulmanes es un bien precioso para el país, que adquiere un relieve especial en este tiempo en que, de parte de grupos extremistas, se desnaturaliza el auténtico sentido religioso y las diferencias entre las diversas confesiones se distorsionan e instrumentalizan, haciendo de ellas un factor peligroso de conflicto y violencia en lugar de una ocasión de diálogo abierto y respetuoso”.

La globalización de los mercados es necesario que se corresponda con la globalización de la solidaridad

La visita del Papa a Albania se enmarca en su opción por “las periferias del mundo”. Tanto sus viajes dentro de Italia –Lampedusa, Nápoles o Calabria…– como al extranjero –Corea, Albania y, en los próximos meses, Turquía, Filipinas y Sri Lanka— dejan claro que Francisco sigue dispuesto a visitar antes los lugares donde las condiciones de vida son duras –el drama de la inmigración, el impacto de la crisis sobre las familias— o aquellos donde los católicos son minoría o han sido perseguidos que allí donde, tradicionalmente, el catolicismo ha navegado con el viento a favor.

En el caso de Albania, Jorge Mario Bergoglio ha justificado así su visita: “Voy a Albania por dos motivos importantes. Primero, porque han conseguido –¡pensemos en los Balcanes!— hacer un Gobierno de unidad nacional entre musulmanes, ortodoxos y católicos, con un consejo interreligioso que ayuda mucho y es equilibrado. La presencia del Papa es para decirle a todos los pueblos: ¡es posible trabajar juntos! El segundo motivo tiene que ver con que Albania ha sido el único de los países comunistas que contemplaba el ateísmo en la Constitución. ¡Si ibas a misa, era inconstitucional! Se destruyeron 1.820 iglesias, ortodoxas, católicas, y otras se transformaron en cines, teatros, salas de baile…”.

Durante su jornada en Tirana, Francisco recordará a los 40 mártires que pronto serán beatificados, entre ellos algunos italianos, como el padre Giovanni Fausti, fusilado después de ser torturado en 1946 junto a un primo de la madre Teresa de Calcuta. En la plaza que lleva su nombre, el Papa tiene previsto celebrar una misa antes de reunirse con los líderes de las diferentes religiones, el clero local y, como viene siendo costumbre en sus viajes, un grupo de enfermos y personas con discapacidad. En su primer discurso en Tirana, el Papa ha advertido contra las desigualdades que la globalización puede arrastrar consigo: “En un mundo que tiende a la globalización económica y cultural, es necesario esforzarse para que el crecimiento y el desarrollo estén a disposición de todos y no solo de una parte de la población. La globalización de los mercados es necesario que se corresponda con la globalización de la solidaridad”.

Share

Deja un comentario