El mensaje del Papa Francisco

Papa Francisco en El Cobre_0006Mirtha González Gutrierrez.- Desde que el 13 marzo de 2013 la fumata blanca anunciara en el Vaticano que se había elegido un Papa, muchos han sido los acontecimientos que han distinguido a este Sumo Pontífice, de nombre secular Jorge Mario Bergoglio, el primer papa latinoamericano y jesuita, quien escogió además el nombre de Francisco.

Sus decisiones han llevado a marcar para la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana una nueva era, su mensaje y su conducta han demostrado, después de más de dos años de desempeñar la dignidad papal, que es un hombre de Dios cercano al corazón del hombre.

Hoy al mediodía se despedía del pueblo cubano desde la ciudad de Santiago de Cuba, dejando detrás suyo una memoria de tolerancia y buena voluntad que difícilmente pueda ser obviada o negada por cualquier detractor, creyente o no.

“Quédate con los que sufren, ilumina las mentes, renueva tu amor, anima y conserva la fidelidad para anunciar la alegría mediante la paz…” dijo el Papa ante la virgen de la Caridad del Cobre en el santuario de la virgen mambisa. Y es como si hubiera dicho ante la santa madre de los cubanos: Quédate con estos hijos por quienes lucho y por quienes te pido amparo y guía.

Y es que más allá del hombre de fé existe un ser humano que comprende el dolor, la importancia de la familia, del amor y de la reconciliación como el único camino para la paz y la fraternidad entre los hombres. Es esta condición humana la que hace su ministerio diferente y necesario: porque inspira, reconforta y edifica.

Papa Francisco en El Cobre_0002Llegar a un pueblo cuyos hijos han padecido (durante siglos) la guerra, la persecución por razones de credo, de ideologías, escaseces y agresiones, hablarles desde el corazón y comprender la profundidad del drama humano que vive con la separación de familias para hablar a todos y llevarles un mensaje de esperanza solo puede hacerlo alguien grande porque está en contacto con el sufrimiento humano.

Ha venido hasta el Caribe para pedir a Dios por la paz y reconciliación de los hermanos, diciéndole al Todopoderoso «Reúne a todos tus hijos dispersos por el mundo». Lo había anunciado el día de su llegada, cuando puso los días de la visita bajo la intercesión de la Virgen de la Caridad del Cobre, de los beatos Olallo Valdés y José López Piteira y del venerable Félix Varela, a quien llamó “gran propagador del amor entre los cubanos y entre todos los hombres”, para que aumentaran los lazos de paz, solidaridad y respeto mutuo. Evidentemente su ruego fue atendido.

COBRE11En el día de hoy la Santa Misa celebrada en el santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre y el encuentro con las familias en la catedral de Santiago de Cuba lo corroboraron. Sus oraciones, sencillas y nacidas del alma, fueron impresionantes y conmovedoras; el rito de la comunión, las palabras y la emoción del Arzobispo Dionisio García Ibáñez terminaron por esclarecer cuál había sido el signo auspiciador de la visita papal, insertada en el marco de las sincronicidades que vienen ocurriendo desde el pasado año. No es casual que la misa oficiada por el Santo Padre en el santuario del Cobre haya sido dos dias antes del centenario de la petición mambisa al Papa Benedicto XV de proclamar a la Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba. En su carta expresaban:

«Ni las desgracias ni las penurias lograron “apagar” la fe y el amor que nuestro pueblo católico profesa a esa Virgen, sino que, en las mayores vicisitudes de la vida, cuando más cercana estaba la muerte o más próxima la desesperación, surgió siempre como luz disipadora de todo peligro, como rocío consolador…, la visión de esa Virgen bendita, cubana por excelencia… porque así la amaron nuestras madres inolvidables, así la bendicen nuestras esposas».

Y fue confirmado en las palabras de Monseñor García Ibáñez al Papa Francisco: “Los cubanos en la Patria o lejos de ella la llevamos en el corazón porque sabemos que es la madre de todos sin hacer distinción. Creyentes y no creyentes la consideramos un símbolo evidente de cubanía”, anunciando además

El Papa Francisco bendijo el Año Jubilar Mariano que comienza hoy y concluirá el 24 de septiembre de 2016, en ocasión del centenario de la proclamación de la Santísima Virgen de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba:

Papa Francisco en El Cobre_0003“Les deseo un feliz año jubilar, y que la Virgen, a cada uno le dé lo que más anhela y lo que más necesita”.

Después diría, en la catedral de Santiago, que la familia es la iglesia doméstica, que es en el calor del hogar donde se ilumina cada espacio y se descubre el amor concreto y operante de Dios; donde aprendemos la fraternidad, la solidaridad; a recibir y agradecer la vida como una bendición; que necesitamos a los demás para salir adelante y aprendemos a perdonar.

El Papa ha dejado un mensaje que no es solo para Cuba, sino para la humanidad: El mundo necesita del amor, de la fraternidad y del perdón. Nos bendijo a todos y pidió que recemos por él.

Dios lo bendiga, Papa Francisco, porque el suyo es, ante todo, un ministerio de humanidad y amor.