Bienvenido el otoño

39235930df08b933e6ebc705e4de8f16Mirtha González Gutierrez.- Otoño manso, yo me poseo y me inclino ante tus aguas para beber el cielo, suave fuga de árboles y abismos”.
Salvatore Quasimodo

Hoy 23 de septiembre comienza el otoño de 2015. La estación del año más melancólica quizás. ¿Tendrá que ver con las hojas secas que arrastra el viento, con las que se van nuestras mejores alegrías o las mayores penas? Prefiero pensar que mi esperanza es el árbol fuerte, cuyas ramas quedan desnudas en el otoño para reverdecer en primavera… con ese verde inigualable de la esperanza.
Durante el año, nuestro planeta Tierra ocupa diferentes posiciones en la órbita que sigue alrededor del Sol. Así, según se encuentre más cerca o alejado del astro se suceden las estaciones. En el caso del otoño, esta posición es donde el centro del Sol, visto desde la Tierra, cruza el ecuador celeste en su movimiento aparente hacia el sur. Cuando esto sucede, la duración del día y la noche son casi iguales, y la llamamos equinoccio de otoño. Es durante el otoño que los días se acortan considerablemente. Es la estación en que los árboles pierden sus hojas y es como si el mundo se preparara para dormir el sueño del invierno.

Este año 2015  el otoño comienza el miércoles 23 de septiembre y la estación durará 89 días y 20 horas, hasta el 22 de diciembre, día en que comenzará el invierno. Es el día que comienza la primavera en el hemisferio sur.

Son muchos los sucesos astronómicos que ocurrirán durante el otoño: lluvias de estrellas, eclipse, exaltación de planetas y algunas estrellas. Uno de los más destacados es el eclipse total de Luna  del 28 de septiembre, que será visible en Europa, África, el océano Atlántico y América.  Los planetas más visibles serán Venus, Marte y Júpiter en la mañana Saturno al comienzo de la noche. Otro hecho llamativo es que Mercurio será ocultado por el Sol en su conjunción superior del día 17 de noviembre.

La primera luna llena del otoño se dará el 28 de septiembre, dándose las siguientes 29 o 30 días después. En este otoño habrá otras dos lunas llenas: el 27 de octubre y el 25 de noviembre. Saturno será visible al atardecer hasta mediados de noviembre. Al amanecer serán visibles Venus, Marte y Júpiter y, en diciembre, Saturno.

Ocurrirán varias lluvias de meteoros. Una importante del otoño es la de las Dracónidas, cuyo máximo se da hacia el 8 de octubre; la de las Leónidas, alrededor del 17 de noviembre y la más intensa suele ser la de las Gemínidas, cuyo máximo ritmo se da alrededor del 13 de diciembre.

En cuanto a las constelaciones, alrededor de la estrella Polar se verán a lo largo de la noche las siguientes: Cisne, Casiopea, Osa Menor y Jirafa. Las constelaciones eclípticas visibles en este período van de Capricornio a Virgo. Por encima de la eclíptica destacarán Pegaso y Andrómeda; por debajo, Ballena y Orión, así como las estrellas Sirio y Proción. Cuando la noche sea más oscura por haber luna nueva, se puede intentar ver la galaxia de Andrómeda, nebulosas de emisión como la de Orión o el cúmulo de estrellas de las Pléyades. Con prismáticos también se pueden ver las lunas más brillantes de Júpiter (cuando es visible) y se puede hacer un recorrido por la franja estrellada que constituye la Vía Láctea.

Lo cierto es que la llegada del otoño nos anuncia que estamos a las puertas del último trimestre del año y del invierno. Pero demos la bienvenida al otoño, sin dejar que las hojas secas se lleven nuestros sueños.