EEUU cierra con 11 países del Pacífico el mayor acuerdo comercial de la historia

Tras seis años de negociaciones, EEUU cierra el mayor acuerdo comercial de la historia con 11 países del Pacífico. Las diferencias, en los sectores agrícolas, de automoción y productos farmacéuticos.

mapamundi

El Confidencial 5 oct. 2015. Cataluña . -Estados Unidos alcanzó este lunes un acuerdo con 11 naciones del Pacífico para el pacto comercial más ambicioso jamás alcanzado, que representa el 40% de la economía mundial. El acuerdo final, logrado tras limar las diferencias entre EEUU y Japón, las dos mayores economías de este grupo, pone en vía de aprobación al importante Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), que reducirá barreras comerciales y fijará estándares comunes para la región.

El acuerdo -cuyos 30 capítulos cubren asuntos como el intercambio de bienes y servicios, procedimientos aduaneros, medidas sanitarias, barreras técnicas de entrada o comercio electrónico- es resultado de arduas negociaciones desde el miércoles en Atlanta (Georgia, EEUU), donde se esperaba solventar las últimas diferencias técnicas. Los negociadores habían retrasado el anuncio por desacuerdos sobre el acceso al mercado de productos lácteos y sobre nueva generación de biomedicina, uno de los aspectos más controvertidos.

La vigencia de las patentes para la protección de la explotación de medicamentos biotecnológicos de última generación complicó los contactos en Atlanta porque EEUU buscaba un período de 12 años de protección y otros gobiernos, como Australia o Nueva Zelanda demandaban un periodo de cinco años. El ministro japonés de Política Económica y Fiscal, Akira Amari, y el representante de Comercio de Estados Unidos, Michael Froman, participaron en las conversaciones, que levantarán las barreras al comercio entre las principales economías ribereñas del Pacífico.

El acuerdo del TPP, cuyas negociaciones comenzaron en 2008, concentraría a 12 economías con salida al océano Pacífico y ha sido destacado como una señal de la importancia de la región Asia-Pacífico, que supone el 40% de la economía mundial. Los países integrantes del TPP son, además de EEUU y Japón,Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Las diferencias habían sido más fuertes en los sectores agrícolas, de automoción, propiedad intelectual y productos farmacéuticos, entre otros.

El presidente estadounidense, Barack Obama, que ha presionado para que avance este acuerdo y otro con la Unión Europea, alcanzó una importante victoria esta primavera al conseguir que el Congreso acepte el trámite de pactos comerciales por la vía rápida, con lo que solo podrán aprobarlos o rechazarlos, pero no enmendarlos. No obstante, no se espera que el pacto pueda someterse a voto en el Congreso hasta el próximo año.

El “ambicioso” acuerdo “fijará las reglas comerciales del siglo XXI”, según han destacado los responsables de Comercio de EEUU, Australia y Japón en una rueda de prensa conjunta. La llegada a buen puerto de unas negociaciones que comenzaron en 2008 supone una importante victoria para Obama. “Este acuerdo equilibra el terreno de juego para nuestros granjeros, ganaderos y fabricantes al eliminar más de 18.000 impuestos que varios países imponen a nuestros productos”, ha dicho en un comunicado.

Pese a que todavía debe superar varios obstáculos -requiere la ratificación del Congreso de EEUU y las autoridades del resto de países firmantes-, el acuerdo podría remodelar la industria y tener influencia en todo tipo de ámbitos, desde el precio de un queso al coste de los tratamientos contra el cáncer. Se espera que fije estándares comunes para el 40% de la economía global y que se convierta en un tema clave en la campaña presidencial estadounidense de 2016.

El acuerdo también es interpretado como un desafío para el creciente dominio de China en la región del Pacífico. Pekín fue invitado a integrarse en el TPP pero se opone al mismo por las restricciones que impondría el acuerdo sobre su sector financiero y otras áreas de negocio.

“Ayudará a las familias de clase media”

Obama prometió este lunes que el Congreso y los ciudadanos tendrán “meses” para poder revisar el Acuerdo de Asociación Transpacífico antes de que él proceda a firmarlo. “Es un acuerdo que prioriza a los trabajadores estadounidenses y ayudará a las familias de clase media a salir adelante”, subrayó Obama en el comunicado divulgado por la Casa Blanca. El TPP contiene compromisos sobre cuestiones laborales y medioambientales “más fuertes” que los de cualquier otro acuerdo comercial, según Obama, que agregó que, además, “promueve un internet libre y abierto”. “Cuando más del 95% de nuestros potenciales clientes vive fuera de nuestras fronteras, no podemos permitir que países como China escriban las reglas de la economía global“, argumentó Obama.

En junio pasado, el Congreso de Estados Unidos aprobó gracias a un acuerdo bipartidista la ley conocida como “vía rápida”, que otorga poderes especiales de negociación de tratados comerciales internacionales a Obama. Gracias a esa ley, el presidente de EEUU podrá presentar al Congreso el TPP y los legisladores únicamente tendrán la capacidad de votar a favor o en contra del pacto, pero no de enmendar detalles o utilizar minorías de bloqueo.