La insoportable levedad del ser

José Luis Rumbaut López. – Hay una necesidad tan grande entre los cubanos de generar la polémica y resaltar las muchas cosas en las cuales no estamos de acuerdo que hemos perdido el sentido de lo que esta por encima, de lo que comúnmente llamamos patriotismo.

“Siempre enfrentados, nunca de acuerdo y el pueblo, nuestra gente jodida y muriendo por no entender ni perdonar.” -Carmelo González Gutiérrez, Pintor, artista, cubano.

cubanosLlevo muchas semanas entregando esta columna con un objetivo mas allá de las  palabras que lleva impresa:  quiero poner de acuerdo a quienes hasta ahora solo se han visto para lanzarse improperios y elevar los desencuentros.  Hoy quiero hablar de esto, pero voy a llevarme por la opinión vertida por un amigo, alguien que quizás tiene mucho mejor definido este tema que yo.  Por eso tomare partes de ese post que esta mañana llego de Canarias, de aquella isla, de aquel lejano archipiélago tan parecido al nuestro y tan cercano a lo que queremos.

Hay una necesidad tan grande entre los cubanos de generar la polémica y resaltar las muchas cosas en las cuales no estamos de acuerdo que hemos perdido el sentido de lo que esta por encima, de lo que comúnmente llamamos patriotismo.  En cada caso, los patriotas de esta época tienen colores y doctrinas que poco se mezclan con lo que nos enseñaron los que nos dieron patria.

Y todos se adjudican la verdad y las soluciones.  Lo peor es que no lo expresan, no lo demuestran con los hechos ni con las acciones.  Hay una bronca, una algarabía donde gritar mas alto, decir los mayores oprobios, o comportarse exactamente como se porta el que denominamos enemigo es la única manera que tienen de demostrar su superioridad patriótica y su mejor opción ideológica.

Manejamos la ira de años de infortunio, de equivocaciones y decisiones inapropiadas como combustible para una guerra que nos ha desgastado, empobrecido y maltratados, pero a nadie ha nombrado ganadores.  He conocido en los últimos 25 años mas de 100 grupos políticos, partidos llamados de oposición, agendas contrarias al gobierno cubanos.  Pero no recuerdo haber tenido una plataforma que edifique la sociedad que necesitamos, que se oponga en la realidad a la forma de gobierno que hoy impera y se critica.

Es posible que si seguimos queriendo arrastrar por las calles a los que hoy gobiernan algún día lo logren, pero nunca harán nada que no sea lo que han criticado y contra lo cual muchos que lucharon dieron años preciados de su vida.  Una reconciliación se ve tan lejana como  el día en que estos temas sean historia antigua y muy difíciles de explicar a los que no lo vivieron.

Recorriendo el mundo, un deporte que adoro, he conocido países con profundas huellas en su historia, con guerras cruentas, miles de muertos, millones de problemas que solo se saldan con sangre.  He conocido continentes que se enfrentaron unos años atrás y hoy se unen y juntan sus esfuerzos por llegar a este mañana en mejor forma que despieron el ayer.  La sangre que corrió por la tierra la abonó sin que eso fuera motivo para que el rompimiento fuera insalvable y  la reconciliación imposible.

Por eso ver como una persona inteligente, un artista de renombre, publica temprano en su muro un comentario que salva las distancias y busca que nos unamos en el camino hacia la salvación nacional, me recuesto nuevamente en mi almohada y miro a quien a mi lado, pequeña y ajena a los avatares de la política y de los que incidimos en ella ( como bien dice este artista, sin quererlo muchas veces) debe recibir un lugar mejor para vivir.

Hoy cuando leí este post, pensé que no todo estaba perdido y decidí que ponerlo aquí en mi columna semanal seria una manera de no sentirme golondrina en el comienzo de la primavera.  Leer a los jóvenes que se unen en proyectos que buscan fundar Patria y ver como piden que dejen de ofender y de gritar y que corran a defender postulados con la decisión y las palabras que correspondan.

“Es triste. La verdad es relativa, ocasionalmente interesante y muy pocas veces aceptada. Por lo que la razón casi nunca está del lado adecuado y por tanto la justicia no existe porque los poderosos la ponen de su lado y conveniencia, en cualquier aspecto. Cultural, económica o políticamente hablando. ¿Somos entonces una sociedad moderna del siglo 21, modernos y civilizados? !Que broma!”

Si, necesitamos ser una sociedad moderna y civilizada.  Porque estamos en franca caída y corremos el riesgo de no poder levantar nuevamente la cabeza por encima de los hombros.  Como nación necesitamos defender el terreno que nos legaron y los derechos que allí, hace mas de 140 años luchamos por mantener.  Una patria joven, pero si pensamos primero en emigrar y luego en luchar por lo que allí dejamos, llegará el momento en que los limites geográficos se perderán y estaremos tan perdidos que no habrá momento que lamentar ni razones que discutir.

“Lo mas jodido de todo es que estos, los que no piensan en su isla, los que no la ven hace mucho de cerca, los que no conocen sus dificultades y carencias , creen que su pobre pueblo debe pagar todas las culpas, son los que mas se aferran al credo y dicen ser buenos católicos. No jodan mas y den un vuelta por Cuba y palpen su realidad aunque a ustedes les sobre de todo si les ha ido bien!”

Si, ir a Cuba, velar por Cuba, vigilar a los que nos quieren hacer creer que defienden el país cuando lo enlodan y  sumergen en las profundidades de la incoherencia y la desazón.  Buen consejo del artista, sobre todo, porque viendo de cerca, este hombre nos enseña mucho mejor lo que allí necesitamos hacer.