Punta Alegre: lo más triste

Los flamingos, cuando se le mojan las plumas, quedan desamparados.
Katia Siberia / Invasor._ Hace una semana, cuando Irma todavía no había enfocado su ojo en Punta Alegre, y la recurva que lo alejaría de la costa norte era una posibilidad sin latitud ni longitud definidas, a Yoandry Valderrama le ofrecían 12 000 dólares por su yate. Entonces no lo vendió: ahora lo tiene en sus manos, hecho pedazos. Lo que quedó de un yate, y hay quien se “atreve” a considerarse afortunado Logra enseñarme el apellido tatuado en la madera porque quiere que crea que esa pila de ...
Más