Adriano Nicot: el arte siempre es cosa de tres

El arte siempre es de tres
El arte siempre es de tres. Obra: Los Novios, Adriano Nicot

La fidelidad, si se quiere, pasa a ser una de las virtudes menos diseminadas entre los grupos humanos; y una de las más altas en el barómetro de los animales llamados inferiores. ¿Será que ser fiel nos califica como tontos o anormales? Por ahí va la sensación. Mientras más avivato o avivata se muestra la persona, mientras más veces se consiga el “te jodí”, más apreciado en la torre de la razón y la inteligencia; lo que demuestra que la razón y la inteligencia no son virtudes, sino herramientas. Su valor depende de cómo se les use.

He observado un cuadro de Adriano Nicot y vino a mi mente la palabra, “fidelidad”. Nicot me dijo que su nombre primario era “Los novios”.

El arte, donde participa, no sólo el de afuera que lo mira, sino el que lo crea, -y el de adentro del que lo crea, que lo induce-, viene a ser como el revelador de la imagen y su fondo. Cuánto misterio, conspiraciones, secretos, ambivalencias, dolor, desasosiego, amor intenso, miedo, complicidad oculta envuelven a la fidelidad.  Adriano Nicot lo ha sentido y lo ha descrito con movimientos y colores. Miren el cuadro, las coloraciones, los golpes sinuosos de la paleta, la expresión curvilínea del carboncillo. Lástima que lo impregnó sobre papel, el papel alguna vez se deteriora.

Ahora pienso que muchos más puedan apreciar el por qué Adriano Nicot es un gran artista.

El arte siempre es de tres. Gracias, Adriano, un placer seguirte.

Derechos Reservados Raysa White © Puede ser usado y reproducido respetando los créditos.

Si, Fina García-Marruz está en nuestro canal de Youtube ¡Suscríbete!

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *