“Los Carpinteros” anuncia su disolución

Los últimos carpinteros

Tras algo más de un cuarto de siglo, exactamente 26 años, el colectivo cubano “Los Carpinteros“, que desde 2003 estaba integrado por Dagoberto Rodríguez (Caibarién, 1969) y Marco Antonio Castillo (Camagüey, 1971), desde la salida ese año de su otro miembro Alexandre Arrechea (Trinidad, 1970), ha decidido poner fin a su colaboración definitivamente, según informa Art Nexus.

En dicho medio se avanza que el colectivo “culminará los compromisos adquiridos con anterioridad y no habrá nuevas obras bajo la firma de Los Carpinteros. Aunque el colectivo llega a su fin, ellos están dispuestos a participar en exposiciones futuras planificadas y acordadas conjuntamente, por lo que todas las consideraciones relacionadas con las obras y el legado de Los Carpinteros permanecen intactas, pero requerirán el consentimiento firmado de Alexander Arrechea para las obras realizadas antes del 2003, y de Dagoberto Rodríguez y Marco Castillo para las obras realizadas del 2003 al 2018”. 

Además, también se recoge lo dicho en un comunicado oficial por Marco Castillo, quien ha comentado: “A lo largo de los años con Los Carpinteros, mi familia, amigos, innumerables personas e instituciones me han ayudado, alentado y apoyado tanto en Cuba como en el resto del mundo. Me gustaría expresar mi inmensa gratitud a todos y cada uno” a lo que agregó: “Continuaré la búsqueda y exploración que han guiado mis esfuerzos creativos hasta el día de hoy. Lleno de gratitud por los años pasados, ahora miro con optimismo hacia el próximo capítulo de mi trayectoria en la prospección de una práctica artística individual”.

“Los Carpinteros”

Corría el año 1992, cuando Alexandre Arrechea, Dagoberto Rodríguez y Marco Castillo, mientras cursaban sus estudios en el Instituto Superior de Arte (ISA), en La Habana, deciden fundar el colectivo Los Carpinteros, un nombre artístico que adoptaron al ser conocidos así por muchos de sus colegas, debido al uso de materiales reciclados -sobre todo madera- para confeccionar sus obras, como ellos mismos han reconocido.

Si bien, en el año 2003, Alexandre Arrechea abandona el grupo y desde entonces ha construido una sólida carrera en solitario, los otros miembros Dagoberto Rodríguez y Marco Castillo, con base entre Madrid y La Habana, continuaron como dúo cosechando con el paso del tiempo un gran reconocimiento internacional que les ha llevado a exhibir sus trabajos en los mejores museos y citas bienalísticas del mundo y, no solo eso, sus trabajos forman parte de las mejores colecciones internacionales públicas y privadas como MoMA y Guggenheim de Nueva York, Tate de Londres, Centro Pompidou de París, Daros Latinamerica de Zúrich o Reina Sofía de Madrid, por citar solo algunas, así como de las principales instituciones culturales cubanas como el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, en La Habana.

Su obra cuestiona, a través de acuarelas, esculturas, videos e instalaciones, la funcionalidad de los objetos y su posible relación con diferentes ideologías y posturas políticas. Así, mediante piezas de impecable manufactura generan múltiples lecturas e interrogativas que dejan entrever el contexto sociopolítico y cultural donde crecieron los artistas, marcado por la revolución cubana y la recesión, y que a la vez, invita al espectador a reflexioner sobre sus propias convicciones ideológicas.

Los Carpinteros presentan en Colombia su obra “Sala de Lectura”. Cortesía de AC/E

Entre sus últimas exposiciones y proyectos individuales cabe señalar “Sala de Lectura“, una estructura de madera a gran escala, creada por los artistas especialmente para el espacio colombiano NC-arte (Bogotá), que hace referencia al estilo de prisiones panópticas diseñadas por el filósofo Jeremy Bentham a finales del siglo XVII, e implementado en Cuba en los años 20 en el presidio Modelo, una cárcel construida en la Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud. La exposición se enmarca dentro del Foco Cultura España-Colombia 2018/2019 que organiza AC/E.

En lo que se refiere a venta y promoción comercial de su obra la ejercen siete galerías de renombre internacional: Sean Kelly Gallery (Nueva York), Fortes D’Aloia & Gabriel (Sao Paulo), Galería Habana (La Habana), Galerie Peter Kilchmann (Zúrich), Edouard Malingue Gallery (Hong Kong), KOW (Berlín) y Ivorypress (Madrid).

Precisamente, la fundadora de esta última galería, la coleccionista y filántropa española Elena Ochoa Foster, ha sido una de sus principales valedoras, en los últimos tiempos, como así se pudo comprobar cuando patrocinó “La Conga Irreversible“, una performance a ritmo de conga creada por el dúo artístico cubano dentro de los actos programados en la undécima Bienal de La Habana. En la siguiente edición de esta importante cita artística, en 2015, fue cuando el colectivo decidió abrir un estudio-taller ubicado en el elegante barrio de Nuevo Vedado.

Tomado del boletín online Arte Informado

Share

Deja un comentario