Monika Krause, la segunda descubridora de Cuba

Monika Krause, la segunda descubridora de Cuba

Monika Krause, la segunda descubridora de Cuba

Ares Marrero María.-  La imagen de Monika Krause-Fuchs está grabada en mi corazón, para siempre, asociada a la vida.

En la dedicatoria de su libro «Monika y la Revolución» en mayo del 2007 me escribía: «María del Carmen, te regalo mi relato sobre el surrealismo cubano». Es un libro que impresiona a sus lectores. Más si somos cubanos, porque desmitifica esa imagen que quizás muchos prefieren conservar de una Cuba sin dolor….

Es un libro que impresiona a sus lectores. Más si somos cubanos, porque desmitifica esa imagen que quizás muchos prefieren conservar de una Cuba sin dolor. Mónika y la Revolución ofrece un detallado fresco de la isla, desde dentro, un corte transversal que deja todo al descubierto, sin tapujos y al mismo tiempo nos devuelve nuestra propia isla aún más cercana; cargada de sucesos que van desde su llegada en el sesenta y su mirada, al inicio foránea, hasta el momento en que dijo Adiós a Cuba, aquel Paraíso convertido en infierno. Cada línea es un eslabón donde percibimos cómo su vida y su visión de aquel proceso efervescente que nos vendieron nos prometieron sería bueno, se fue modificando. Mónika se fue adueñando del paisaje, hasta que se volvió suyo. Su vida, y la parte recogida en sus libros, son un testimonio exhaustivo de todo lo que navegaba bajo la epidermis de un pueblo en transformación. Mónika deshizo la cebolla. Sus líneas arrancan lágrima… Es una narración desprovista de patetismo fatuo. En el relato disfrutas una mezcla grata de su experiencia con ese uso peculiar de nuestra lengua que, en ella, era directo, sin adornos, revelador! Conmovedor! Llegó a dominar nuestro idioma de modo excepcional. En sus páginas, en sus entrevistas, en la película donde abrió su corazón, cuenta la Cuba que la hipnotizó, pasando por la «Zafra de los diez millones» hasta la vida cruel de las «becas» (que visitaron también sus hijos) habló de los campos y de la ciudad, de las mujeres y su lucha, de las adolescentes pariendo niños sin tener condiciones, de la familia cubana en toda su extensión… Nos cuenta de Congresos de organizaciones como la FMC, entre otros intensos eventos de los que fue parte. Mónika y la Revolución me pone la piel de gallina, en cualquiera de las páginas que he abierto en estos días, para repasarlas, como si con ello volviera a acercarme a ella. Y leer nuevamente fue como volver frente a aquella Cuba que sólo se me aparecía en sueños. Recordar a su gente más humilde, más común, a la vecina, a la señora que corre detrás de una guagua, fue volver a percibir el sabor de todas las miserias y todas las riquezas. Volver a leer esas historias produce desgarramiento, pero hay algo sanador en su descripción donde convergen el amor y/o el odio que le profesaron… A pesar de eso el saldo fue la confianza que le profesó la gente. Ella se metió hasta la raíz, y sorbió el tuétano de los problemas. No era mujer de medias tintas. Iba por el todo. Así se ganó el respeto de la gente. Incluso de los más humildes. Creo que eran a los que más le interesaba escuchar. Cambiar los problemas que ellos tenían era lo que más le movía, lo que inspiró a esta bien llamada SEGUNDA DESCUBRIDORA DE CUBA. Sí, ella se convirtió en una voz. Sus libros son un valiosísimo legado de casi treinta años de bregar entre controversias, altercados, conflictos, disputas, años de superarse, de investigación, de búsqueda de soluciones, de experiencias vertidas allí, aunque después todo se fuera a bolina… Y sobre todo, años de criar a dos hijos cubanos. O cubano-alemanes. Dos encantadores seres humanos. En ellos también se aprecia la calidez y la belleza de ese legado.

Media Digital Fácil

A fuerza de hurgar abrió senderos y espacios que, llegado un momento ya no fueron de la complacencia del régimen. Esos mismos que confiaron en su fuerza, en su honestidad, en su capacidad y valor para llevar complejísimos programas adelante, se le opusieron. Por desgracia, no se cumplieron como hubiera debido ser. La historia de Cuba y la manipulación del régimen con los recursos es archiconocida… A pesar de lo difícil de ciertas encrucijadas, Mónika Krause supo encontrar las palabras. No se dejó silenciar. Fue fiel y honesta consigo misma. Basta leer sus libros. Ni siquiera la salida del país (casi clandestina) en que se había fraguado una vida les fue fácil. Ese capítulo merece ser leído. Quizás sus hijos abunden alguna vez, sobre cómo ocurrió.

Otro libro que fue desgarrador pero que habla de la real Cuba es: Machismo? No gracias.

Treinta importantes y sensibles años de enfrentar el machismo, desde las más disímiles perspectivas. De impulsar el reconocimiento de la mujer, de luchar contra todos los tabúes, por nuestra dignidad, derechos, necesidades, mejoras. Otra vez la Historia de Cuba, desde dentro, desmitificando esa “sexualidad cubana” que se vende, hoy, más que nunca… convertida en medio de subsistencia para muchos, en una isla que no ofrece demasiadas perspectivas. Cuba, el burdel. Somos los más calientes del mundo! Las prostitutas más sanas! Vaya slogans o creencias! Versus toda una compleja problemática plagada de desconocimiento y de ignorancia. Eso sigue siendo Cuba, porque, como ella auguró: «El machismo no ha muerto. Todavía le queda mucho!» (Es la frase final del libro).

Como aspecto curioso debo decir algo que me impresionó y es que Moni escribió sus libros directamente en español, idioma que llegó a manejar con altísimo nivel, pues tenía una mente prodigiosa y era una pujante hacedora de caminos, una batalladora consecuente por las metas. Iba a la esencia de todas las cosas. No se le escapaban los detalles que hacían la diferencia. No estaba contenta hasta terminar lo que se proponía.
Permítaseme, en este mi humilde duelo y a la vez homenaje, referir el final de Mónika y la Revolución porque resume, con sus propias palabras, la tenacidad del carácter y la personalidad de Mónika Krause:

«…Valió la pena? Si no hiciste más que echarle gotitas de agua al incendio… Y yo respondo y me contesto a mí misma: Sí, valió la pena. Y si sólo logré hacer pensar, hacer cuestionarse su actitud a una sola persona, valió la pena. Y si pude encauzar la solución de un solo problema, valió la pena. Y si logré evitar una sola catástrofe, un solo suicidio, valió la pena». Atrás dejé un equipo de especialistas bien formado, entusiasta y lleno de juventud, con energías aún suficientes como para seguir luchando contra viento y marea, contra todas las adversidades y limitaciones que mermaron mis fuerzas.
Adiós, Cuba, infierno y paraíso! Adios!» (Fin de la cita).

Moni, como le llamaba con todo mi amor y respeto, fue un referente importante y un apoyo para mí en un momento de gran soledad y conflictos como emigrante, como desempleada, como madre sola en este exilio en Alemania. Su ejemplo y su mano incansable fueron de gran valor. Y las personas así quedan para siempre. Ella está en mi corazón. Su amor profundo por la vida no se encuentra sólo en sus libros, sino en lo que fue su día a día. Por eso digo que, su imagen la llevo asociada al amor por la naturaleza, por el mar, por las piedras, por los árboles… a su amor por el Arte, por la música, por un buen libro y un buen cuadro. Su interés por la Historia… Qué no amaba Moni!? La injusticia. Eso la irritaba e indignaba. Su figura quedará asociada, sobre todo a su emprendedora y siempre consecuente batalla por el mejoramiento de su entorno. En Cuba, a su retorno a Alemania, en cualquier lugar. Desde su arribo a Cuba en los años sesenta, siendo una joven de veintipocos años, se permeó del romance revolucionario.

Creyó en las buenas obras y se incorporó a ellas con el cuerpo, la mente, el alma. Le esperaba una pelea contra todas las banderas y mil demonios. Era la continuación de la que había emprendido contra la prohibición en la RDA del matrimonio con extranjeros. En ese momento, el preámbulo, se impuso al estigma y tuvieron que aceptar su rebeldía contra el absurdo y extender el permiso de su viaje y residencia en La Habana. No fue fácil para ella. Nunca. Pero se había enamorado de su CAPITÁN, un joven marino cubano anclado en Rostock. Les invito a que lean sus libros, esas anécdotas deliciosas contadas por ella misma. No sólo de esa hermosa historia de amor, sino de su labor de EDUCACIÒN SEXUAL en Cuba. Su batalla por la autoestima de la mujer, la LUCHA CONTRA EL MACHISMO, libros escritos en el exilio, digo, a su regreso a su país de nacimiento, que entonces ya estaba convertido en otro país: Alemania reunificada.
Tuve el privilegio de conocerla en Münich, donde Elvira Rodríguez Puerto le hizo un homenaje merecidísimo, en el Festival FICCU. Hace más de una década. Elvi tendrá a bien poner sus fotos y contar su parte.

Quiero enfatizar además que nada la llenaba de tanta alegría y orgullo como hablar de sus dos hijos, Dictys Jimenez-Krause y Dany Julian Daniel Jimenez Krause: Dictys y Dany. Pero eso merece otro post. Y es que de Moni, se puede hablar días enteros, sin parar.

Nacidos en mi generación, quién no conoció a Mónika Krause? no leyó sus adaptaciones de Piensas ya en el Amor o El hombre y la mujer en la intimidad? Quién no encontró respuestas a las ero adaptado a la problemática y a la realidad cubana. Y qué decir de sus programas de radio  y televisión. De su actividad como creadora del CENESEX. Les invito a descubrirlo en las páginas que nos dejó Monika Krause-Fuchs LA SEGUNDA DESCUBRIDORA DE CUBA.

Hoy quiero pensar que Moni sigue allí, en Glücksburg, que traducido al castellano significa «Castillo de la Alegría»… yendo cada día de paseo por la orilla de la playa, recogiendo esas piedras raras que coleccionaba, o cuidando de Harry, su esposo, o haciendo planes para ir de vacaciones a España nuevamente, o simplemente dando su paseo cotidiano seguido de su siesta, con amantísima música. Quiero creer que en cualquier momento volverá a llamarme para indagar cómo están los muchachos, cómo he pasado el día, cómo me va con el alemán, cómo sobrevivo en este exilio obligado.
GRACIAS; Moni! Aún tengo mucho que contarte, pero debo salir corriendo, si no, llego tarde, y ya sabes lo importante que es la puntualidad en Alemania.


PRODUCTO RECOMENDADO DE LA SEMANA


Poderosa pulsera de titanio curativa con imán

Poderosa pulsera de titanio curativa con imán

$ 35.89 envío gratis

Poderosa pulsera de titanio curativa con imán

Share

Deja un comentario