Cómo evitar la gente tóxica

Cómo evitar la gente tóxica
Cómo evitar la gente tóxica

Por Migdalia Estrada Irizarri (Mei)

Existen maneras inteligentes de hacer frente a la gente tóxica.

Muchas personas prefieren huir de la gente tóxica, pero cuando no te queda más remedio que lidiar con alguien así, lo mejor es buscar la manera de hacerlo de manera inteligente. Al fin y al cabo, las personas tóxicas siempre encuentran el modo de desparramar su negatividad, contagiando a los demás, creando mal ambiente, arruinando el momento.

Ignora a la gente tóxica que busca tu atención…

La gente tóxica no lleva un distintivo que permita identificarla. Sin embargo, todos sabemos bien quiénes a nuestro alrededor son una fuente de conflictos y malestar. Sabemos el daño que pueden llegar a causar. Si, por el motivo que sea, no puedes evitar a esa persona tóxica, intenta no caer en su red. Ignórala. Sabes que va a buscar tu atención, que te va a provocar. No asumas un comportamiento tóxico: evita el contagio. La característica principal de lo tóxico es que se contagia. Eso mismo ocurre con la gente tóxica: contagia su actitud. Si respondes con un comportamiento tóxico habrás perdido la batalla.

Frases De Gente Toxica - Indígena

Mantener la serenidad ante su peor veneno, la inoculación de la culpa, es posible.

Que sea posible, no significa que sea fácil ignorar las llamadas de atención de una persona tóxica. De hecho, una estrategia habitual de la gente tóxica es ridiculizar a su objetivo en público cuando no consigue un enfrentamiento directo. Mantener el control de las emociones es primordial ante una situación así. Por otro lado, mantener una distancia emocional requiere conciencia. No siempre puedes impedir que alguien pulse tus botones sensibles. Cuando esto suceda tendrás que superar tus miedos y tus complejos y seguir adelante. En cierto modo, es mejor ignorar lo sucedido, puesto que de ese modo será más sencillo controlar tus emociones. Sin embargo, hay otra opción:

Defender tus límites.

RECUERDA El descalificador tiene como objetivo controlar nuestra autoestima, hacernos sentir nada ante los demás, para que de esta forma él pueda brillar y ser el centro del universo”. Marca y defiende tus límite. Debes saber que el ataque de una persona tóxica no socava tu dignidad. De hecho, tu dignidad puede ser atacada y ridiculizada, pero nunca puedes perderla a no ser que la entregues de forma voluntaria. Por lo tanto, no tienes de defenderte de sus argumentos, sino dejar claros los límites. No ofende quien quiere, sino quien puede.

Practicar la compasión práctica.

Como hemos visto, ante una persona tóxica podemos tomar una actitud de ataque, una posición defensiva o, simplemente, ignorarla. Pero no siempre es necesario hacer esto. De hecho, a veces tiene sentido ser simpático con las personas tóxicas. Tal vez estén pasando por un momento difícil, por una situación emocional que no saben gestionar con eficacia. Por desgracia, el comportamiento tóxico es, con frecuencia, una manera de enfrentarse a una situación personal difícil.

Cierto, no es justo que hagan cargar a los demás con su dolor. Tampoco hay alivio personal haciendo que los demás se sientan mal. Sin embargo, en el fondo, no siempre hay maldad, rencor o ira hacia tu persona en el comportamiento tóxico de los demás.


contador de visitas

Contador de visitas
diseño web a medida

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *