Camellos en el desierto

Atentado en Paris

Atentado en Paris

Pablo Socorro.- El mundo grita de horror por lo sucedido en Francia. Más allá del centenar de muertes, la verdadera víctima fue el espíritu de Liberté, Egalité, Fraternité que Francia le ha donado a la humanidad. Tres pilares amenazados de caer ante el fundamentalismo de una religión que se extiende como un cáncer, cobijada bajo esos mismos principios de Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Los terroristas han encontrado terreno fértil en Occidente, con su democracia multiculturalista y permisiva, y están ganando la guerra desde adentro. Les dieron un dedo y se han tomado la mano, y al paso que van, dentro de poco tendremos dedo y mano en salva sea la parte.

Dice el coran que el esperma no puede ser derramada en vano y por eso están dale que dale uno al otro contra natura, y luego le llaman shajuia (amor fraterno) a tanta culeadera, y se abrazan a chivas, ovejas y camellas en espera de las 11 mil vírgenes que Alá les tiene reservadas en el Paraíso. Y mientras, se dedican a matar vecinos. A los mismos que les abrieron las puertas de sus casas para que escaparan de la pobreza, el hambre y la injusticia. Pero nunca han podido escapar del odio, porque el odio alimenta sus creencias.

Los que mataron en Francia son franceses musulmanes. Los que llevaron a cabo el atentado del 11 de marzo de 2004 en España eran yihaidistas de Marruecos, Argelia y Siria residentes en ese país.
“Es digno de elogio que Occidente esté tratando de ser más abierto, de ser más comprensivo con los valores de los extranjeros, pero ha perdido la capacidad de autoamarse”, señaló un prominente teólogo alemán hace una década. Su nombre: Joseph Ratzinger, más conocido como Benedicto XVI.

Hay un choque de culturas. Ellos no quieren la reforma de nuestra cultura ni nuestra sociedad. Ellos quieren la destrucción total, el sometimiento absoluto. Y con gente así, no puede haber arreglo. Por muy fraternos que sean los sentimientos de los liberales del mundo, proclives siempre a poner la otra mejilla y a pedir perdón por las atrocidades de sus antepasados.

La tradicional política liberal de Europa ha abonado el terreno para que estos fundamentalistas se crean con derechos a imponer su ley.

El imán británico de origen iraní Anjem Choudary, una de las voces autorizadas y más influyentes enterrorista Europa de la comunidad musulmana, exigió a principios de este año a las autoridades españolas que se prohibieran las procesiones y fiestas de Semana Santa, porque eso es “una ofensa y un menosprecio a la religión del profeta”.

Dice Choudary que como España es un Estado aconfesional, según su Constitución, “llevar a cabo todos los actos y liturgias propios del cristianismo durante la Semana Santa española, es una ofensa para los miles de musulmanes que se ven obligados a vivir su fe prácticamente en la clandestinidad”.

Como amenaza, recuerda que en España viven 1.8 millones de musulmanes.

El jeque Faruk Al-Mohammedi y su grupo Unión Internacional de Naciones Musulmanas lanzó en junio
de este añoo su plan, en un folleto de 23 páginas, para borrar el cristianismo de la faz de la tierra.

El folleto, llamado “La Civilización Islámica Global: El poder de una nación revivida”, esboza un plan para la dominación musulmana mundial y el restablecimiento del Califato. “El cristianismo debe ser destruido y borrado de la faz de la tierra”, dijo Al-Mohammedi.

De las palabras a los hechos. En Francia, Inglaterra y Alemania hay tres veces más mezquitas que iglesias católicas, protestantes y judias juntas.

En los últimos doce años, en Alemania se han cerrado más de 400 iglesias católicas romanas y más de 100 iglesias protestantes. Sin embargo, hay más de 200 mezquitas, 2.600 salas de oración musulmanas y están en construcción 128 mezquitas más.

En Francia se están construyendo unas 150 nuevas mezquitas. En la última década se ha duplicado el número total de mezquitas a más de 2.000. La Iglesia Católica Romana en ese país ha construido sólo 20 nuevas iglesias en los últimos diez años.

En Gran Bretaña, el Islam ha superado al anglicanismo como la religión dominante. Se han cerrado 10.000 iglesias desde 1960, incluyendo 8.000 iglesias Metodistas y 1.700 iglesias Anglicanas. Pero hay más de 1.700 mezquitas oficiales, cerca de 3.000 salas de oración musulmanas y miles de mezquitas clandestinas en los barrios árabes.

Hoy, cierta gente argumenta que lo ocurrido en Francia es consecuencia de las provocaciones, la intolerancia y los ataques de Occidente a los pueblos musulmanes. Que si la guerra de Bush en Irak, que los bombardeos en Siria, o las caricaturas y películas burlándose del profeta, toda una sarta de cosas para justificar lo que simple y llanamente es terror, odio y fanatismo.

A esos progre con alma de flagelantes yo les condecoraría con dos medallas: Una por comemierdas, y otra por si se les pierde.

Pablo de Jesús
Nov/2015

Share