Tácticas de los HP y cómo librarte de ellos

Tácticas de los HP y cómo librarte de ellos

Tácticas de los HP y cómo librarte de ellos

Un día en que pasaba por una crisis hachepenial, descubrí que algunos de mis íntimos rumiaban silenciosos, angustiados o atemorizados, la misma pena. De ahí deduje que lo mío no era un problema personal, sino un síndrome de las relaciones sociales. Entonces, escribí un folletito que se hizo muy popular entre mis compañeros de trabajo: TÁCTICAS DEL HP Y COMO LIBRARTE DE ELLOS.

Aquel intento de librito de ocho páginas y escrito a mano, se fotocopiaba o se reproducía, como lo viejos monjes, a creyón limpio y la celeridad de un rayo.

¿En qué consistía el secreto?

Noté que todo el que me atacaba era porque estaba en proceso o hubiera deseado hacer, lograr o ser lo mismo que yo.

El primer paso de su agresión consistía en humillarme:

-Si quieres, déjame el artículo para la revista que si tengo que rellenar, lo uso. Por supuesto, comprenderás que no puede ir en las páginas frontales, porque ahí van solo las personalidades.

El segundo, socavar mi autoestima. Digamos que en lugar de decirme:

-Ve adelante con el proyecto que tú eres una persona inteligente.

Me comentaban:

-Trata de resolver ese asunto, ¿eh? que tú no eres bruta.

El tercero desmoralizarme:

-Yo pensaba que tú eras marxista, pero ya veo que el capitalismo lo aprendes demasiado pronto. (Estos  terminaron poniendo hoteles, instalando sus propios restaurantes o con una cuenta de más de treinta mil dólares en un país extranjero).

Y si por alguna de esas torpezas en que nos hace caer el orgullo, el amor propio, la dignidad humana o cualquier otra gansada que, como un muerto oscuro, se le mete a una en la mente y te da por responderle:

-Es que el socialismo es un sistema razonado, hay que educarse para vivir en él. El capitalismo, en cambio, es lo natural. ¿A ti alguien te enseñó a chingar?

Sabes que firmaste tu propia condena. A partir de ese momento eres una persona difícil, eres algo serio o tienes problemas de carácter. Lo cual no deja de ser cierto, pero esas son cualidades que después descubres en ellos mismos, es decir, en casi todos los HP. La diferencia es que a ti te lo publican en la prensa.

Debes tener presente que esta guerrita psicológica funciona, mientras ellos te necesitan y tú les sirves.

Cuando los sueltas como a bandadas de murciélagos, te agreden con áspera crudeza, ya sea, ninguneándote, difamándote; tratando de deteriorar tu imagen ante los que no te conocen; negándote recursos –en esto de los recursos llegan hasta la mezquindad, porque la guerra es la guerra, debes saber que si tu sostén es una caja

de lápices, para ti no habrá sacapuntas.

Otra táctica es borrarte de los eventos en los que tienen alguna influencia. Y en caso de que preparen alguno de pago o sin importancia, digamos, el IV Encuentro de las Abejas Desfloradas o el Congreso de los Mamutes Crujientes –al que ya tú sabes qué tipo de animalito va a ir- dicen: a este podemos invitar a Fulana o Mengano, pero sin darle espacio en la tribuna, para que no se robe el show.

Típico es también, dejarte una fruta podrida por los lugares donde frecuentas.

Y si la situación se le va de la mano, contratar los servicios de la hechicería, apelar a su colaboración con los servicios secretos o convertirte en doble agente de la KGB y el Cuerpo de Desesperados Regañantes.

Para despachurrarte no pierden oportunidad.

Algunos HP piensan que su estocada magistral es ignorarte. Sus compinches, sobretodo, los mediocrones, los que nunca han puesto una, les aconsejan: “Tú quieres que se vaya: ignóralo o ignórala. Vas a ver que su ego no puede con eso”. ¡Aprovecha! Este es tu momento, tu gran oportunidad. Observa que mientras ellos están proyectando el conflicto de su personalidad…para castigaaaarteeeeee, tú puedes ganar tiempo para hacer lo que no habías podido antes. NOTA: Sé diligente. No todos los HP son tan mentecatos para aplicar a sus difíciles el método de la ignorabilia.

Ya hecha la historia, te paso las instrucciones:

TÁCTICAS DEL HP Y COMO LIBRARTE DE ELLOS

-No te disgustes con todos los HP ni hagas una guerra contra la hachepetancia. No conviene. Nada más disgústate con el que te agrede. No olvides que un HP siempre está en competencia con otro HP. Así que donde una puerta se te cierra otra se te abre. La salvación está garantizada.

-No hagas comentarios malignos de un HP con otro HP. Ellos, lo mismo se fajan que se reconcilian…y se respetan, porque un HP no sabe cuándo va a necesitar de su homólogo. Recuerda: perro no come perro.

-Haz con el HP como hacen los cubanos cuando viajan en un avión: coge todo lo que te den, hasta los caramelitos de Cubana. Porque cuando te sueltan, te dejan como el hollejo de una naranja, sin ningún remordimiento. (En este aspecto debo reconocer que hay HP compasivos que a veces te regalan algún cachivache, según su categoría o posibilidades: una laptop vieja o una Pentium I con la memoria dañada, la sábana y dos pañuelos, un despertador que timbra pero se atrasa. OJO: nota que siempre es a cambio de algo con defecto).

-Evita los anclajes; mientras más te quiera un HP, menos posibilidad tienes de salvarte. Son extremadamente posesivos.

-Un HP de clase, es un auténtico diplomático. Por ejemplo: Cuando te esté echando a la calle para verte arrastrar el trasero por el piso, te va decir elegantemente: No pierdas la fe en la vida, Fulano, que ya te levantarás. Eres joven y tienes un futuro por delante. A este dale con lo que tengas hasta que lo saques de circulación, y libres a la humanidad de tal espécimen, porque es el peor de todos. Y si te toca de compaña una zorrita, digamos que eres su novio, estás loco por ella, y ella lo sabe, pero le empezó a gustar otro, te va a decir: Amor, debo confesarte, antes de que ocurra lo peor, que debemos terminar la relación. Estoy ilusionada con alguien y nunca sería capaz de hacerte daño engañándote o siéndote infiel.

Cuando te toque una de estas… bueno… ahí no sé… es que…con ellas nunca se sabe…pero, ¿tienes zapatos cómodos y resistentes?….

Espero que con estos consejos ya puedas andar con más soltura por la vida, y que la experiencia te sea breve.

Ah, ¿que qué quiere decir HP? ….. bueeeennnoooo, pregúntaselo a un cubano.

Raysa White ©



Share

Deja un comentario